Con la tecnología de Blogger.

lunes

Coaching en entornos formativos.

"Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas"

Paulo Coelho

Interesada en seguir aprendiendo y actualizándome en técnicas que posibiliten el desarrollo de habilidades personales en el entorno formativo, inicié el pasado año estudios en Coaching Personal. 

Realmente, la lectura y análisis del material, está siendo doblemente enriquecedora. Por un lado, me está aportando bibliografía actualizada sobre esta interesante temática, pero por otra parte, me está motivando, aún más, a investigar autónomamente sobre cómo mejorar su aplicación en el aula y en entornos de orientación educativa y profesional. 

Por el tipo de cursos que imparto, y las labores de orientación que he ido ejerciendo transversalmente, mi trabajo ha supuesto un trato "mas cercano" al estudiante, lo que ha propiciado espacios de encuentro y confianza para el desarrollo de habilidades transversales que iban mas allá, en muchos casos, del entorno profesional. Y es que el coaching, forma parte de nuestro día a día como profesionales de la educación.

Si la educación es cambio, y si queremos ayudar a nuestro alumnado a desarrollar todo su potencial, este concepto que ha cobrado mayor relevancia estos últimos años, resulta una poderosa herramienta como proceso sistemático de aprendizaje, de autoconocimiento, que puede orientar al cambio que buscan muchos y muchas estudiantes que están pasando por una situación de inseguridad laboral, y que en muchas ocasiones, ven, cómo, la confianza en sus propias capacidades y habilidades,  va menguando por no encontrar aquello que desean conseguir. 

Salir de la zona de confort, es algo que nos cuesta a todos/as, pero también es cierto que en muchas ocasiones, llevados por la propia situación personal o profesional, tenemos que salir de ella, arriesgar, aprender, CAMBIAR. 

Releyendo el libro "Coaching para docentes" de Juan Fernando Bou Pérez, me gustaría resaltar, a través de la siguiente infografía, las fases que sugiere este autor del proceso de coaching que se puede dar en el aula. Me parece no sólo importante tenerlas en cuenta, sino útiles para mejorar "la aplicación práctica" en entornos educativos.

En otros posts trabajaremos cada una de estas fases compartiendo estrategias pedagógicas que podríamos utilizar. 

Tal vez, pueda ser hoy un buen momento para plantearnos si estamos acompañando a nuestro alumnado en ese proceso de cambio; si estamos ayudándoles a aprender a aprender en pro del tan deseado crecimiento personal.

¿Lo intentamos?

¿Qué momentos debemos tener en cuenta durante la primera sesión formativa?



"Planifica tu trabajo y luego trabaja sobre tu plan" 
Robert Baden-Powell 

El inicio de una acción formativa, normalmente supone para el alumnado un nuevo desafío, reto, aprendizaje potencial... 

Para nosotros/as como docentes, también implica  trabajo previo de programación didáctica, preparación de materiales, búsqueda de recursos, organización de actividades, pero, además, gestión de la incertidumbre inicial por encontrarnos con un nuevo grupo que manifiesta necesidades formativas e intereses probablemente diferentes, o similares, al grupo formativo anterior. 

Desde mi experiencia como formadora de formadores, veo que una de las cuestiones que más nos inquietan a los/las docentes, y más concretamente a los/las profesionales que se inician en esta ocupación o tienen poca experiencia laboral como formadores/as, es,  qué hacer, cómo organizar la sesión, cuándo hacer actividades, qué tiempos son los idóneos para la teoría y/o la práctica, etc. 

El post de hoy, tiene como principal objetivo, señalar los momentos que normalmente debe tener una sesión formativa, incidiendo en la importancia de la organización y planificación de la clase y más concretamente, en la primera clase con nuestro nuevo grupo. 

Pensemos que durante un tiempo que inicia  con el primer día de clases, el alumnado "necesita sentirse seguro", integrado al grupo, además de verificar por él /ella mismo/a si las expectativas de lo que pretende aprender, es lo que le va a aportar el curso que inicia. 

Es vital por ello, no sólo presentarnos como profesionales que impartiremos la materia sino facilitar, además, la presentación de los miembros del grupo (que también nos aportará una visión general en cuanto a grupo, expectativas, conocimientos previos, intereses, temores, etc.)  

Evidentemente, también el indicar la estructura de lo que trabajaremos en el curso, señalando los objetivos que queremos cumplir y qué actividades se realizarán podrá ayudar a que los/las  estudiantes finalicen la jornada formativa con una idea más o menos clara de lo que se trabajará en clase. Siento que es fundamental que esta primera sesión y durante los primeros días, como profesores/as podamos despejar las inquietudes de nuestros/as discentes, sobre lo que se estudiará,  las actividades que se realizarán, las prácticas que se vincularán al desarrollo teórico de los contenidos, etc. Pensemos que en general, todos/ as los/las  adultos/as deseamos que nuestro tiempo de formación "sea útil", que "se amortice en relación al tiempo y los recursos empleados" En definitiva, que responda a nuestras necesidades y nos aporte aquello que buscamos. 

En la siguiente infografía realizada con la herramienta Genially, os propongo una estructura orientativa de los momentos que debería tener la primera clase con un nuevo grupo.
Definir tiempos, concretar metodología, actividades y mostrar "coherencia interna" en la sesión, sin dudas podrá facilitar que el alumnado participante  descubra hacia dónde se dirige el aprendizaje, qué le puede aportar y qué posibilidades de transferencia a su vida profesional le puede proporcionar el curso que inicia. 

¿Compartís la estructura de la clase? ¿Qué agregaríais?

jueves

Emoción y estudio de casos.


                                                     "Todo aprendizaje tiene una base emocional"
                                                                                                 Platón. 

A la hora de programar nuestras clases, normalmente pensamos en qué competencia queremos trabajar, en qué objetivos pedagógicos queremos lograr, y esto nos lleva a reflexionar, en las estrategias pedagógicas más idóneas para hacer llegar el mensaje, los contenidos que tenemos que desarrollar para el cumplimiento de nuestros propósitos.

En otros posts, hemos resaltado la importancia de la elección de un método pedagógico que “ordene nuestras acciones de impartición” en pro de una mejora en la calidad del aprendizaje de nuestro alumnado. Así, por ejemplo el  método expositivo puede resultar ideal para transmitir conceptos, hechos, datos y  definiciones esenciales. Por su parte, el método interrogativo nos puede ayudar a construir nuevos aprendizajes a partir de la participación activa de nuestros/as estudiantes.

En esta entrada, abordaremos una técnica bastante rica  por las implicaciones que tiene en la motivación, el trabajo en equipo y la toma de decisiones, que realizan los y las discentes durante el desarrollo de  la misma. Veremos: la técnica de estudio de casos.

Según Marta Tenutto,Cristina Brutti y Sonia Algaraña, en su trabajo: Planificar, enseñar, aprender y evaluar por competencias:conceptos y propuestas “el método de casos permite que los alumnos construyan su aprendi­zaje a partir del análisis y discusión de experiencias que, partiendo de la vida real, conecten con teorías y principios. Se trabaja con un conflicto, un dilema en el que quedará representado un hecho de la realidad, complejo, a partir del cual se centra la investigación” 

A priori,vemos que esta metodología permite que los y las  estudiantes analicen información, planteen hipótesis, indaguen en ideas de investigación, mejora, soluciones, o, simplemente,  tomen decisiones acerca de un planteamiento determinado. 

En el artículo: "El estudio de casos como método didáctico", sus autores nos plantean una clasificación de los tipos de  casos que podríamos redactar, según el objetivo que persigamos conseguir. Partiendo que una redacción válida, “cuidada”, y que transmita  confianza al lector/a, puede albergar un gran potencial pedagógico, os ofrezco una infografía que resume algunas notas fundamentales de esta  estrategia pedagógica para trabajar ciertos contenidos que deseamos que sean "reflexionados" por nuestros/as alumnos/as. 

Pienso que precisamente, pensar, reflexionar y “vivir” el caso, hace que el aprendizaje pueda ser más experimental y emocional…El alumnado, normalmente se motiva, “lo vive”, toma decisiones, y aprende a escuchar puntos de vista de los otros miembros del grupo. Sólo con esta última posibilidad, siento, que ya hemos propiciado un aprendizaje experiencial que va más allá de los conceptos teóricos o lo meramente cognitivo. Hemos integrado, la emoción en el aprendizaje.

Y vosotros/as ¿Utilizáis esta metodología? 

¿Compartís conmigo el gran potencial pedagógico que puede tener?
 

Aviso


Mi reconocimiento a l@s autor@s de los recursos aquí enlazados. Si alguna de las imágenes, dibujos, fotografías o recursos que aparecen en este blog vulneran los derechos de autor, por favor ruego se me comunique y los retiraré inmediatamente.

Mi agradecimiento expreso tanto a los autores de la mayoría de las imágenes/íconos con licencias CC utilizadas en este blog (reseñadas en Pixabay- Unsplash -Flavicon- Freepick )como a los diseñadores de esta plantilla, cuyas señas podéis ver a pie de la misma o en el enlace de bloggertemplates, plantillas gratuitas para blogger (al 11-02-15)

Gracias

Algunos de los temas que te encontrarás navegando por este blog

Accede mediante el código QR

Accede mediante el código QR
Código QR del blog

Licencia

Los contenidos propios de este blog están bajo licencia

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Mª Lourdes Ferrando R. está bajo una licencia de Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons.

En otros contenidos se citan fuentes (consultar tipo de licencia)

IBSN

IBSN: Internet Blog Serial Number 19-07-22-2015